3 dic. 2012

En entrevista, Martín habla de Carla y su hijo

Acá partes de la entrevista a La Nación:

Desde EE.UU., donde cursa una beca en Yale, a punto de tener un hijo con la actriz Carla Peterson y con nuevo libro en puerta, Martín Lousteau mira con buenos ojos (y risa grande) este momento especial


Para el niño que viene, con su mujer, la actriz Carla Peterson, las cosas se están demorando.


***

"No nos ponemos de acuerdo -confiesa-. Ni siquiera me pongo de acuerdo conmigo mismo. Un nombre que me gusta un día me parece al día siguiente que no funcionará de adulto, o que es demasiado de señor para un bebe."

***

Tanto el libro como la relación con Peterson -que despierta el mismo o mayor interés mediático- empezaron de manera bastante casual, según él mismo describió.

***

El origen de la relación con Peterson es también informal. "Nos presentó un amigo en común", repite. Sólo que esta vez aclara que "enseguida se sintió como en familia. No todas las parejas generan eso. Con Carla estar juntos es algo que vivimos como natural", explica, aunque confiesa que bastante menos natural le es hablar de estos temas.

***

¿El bebe no fue una sorpresa, entonces?

Nuestro concepto de familia incluía hijos. Pero, como decimos en el libro, siempre necesitás una dosis no menor de azar, suerte, fortuna: encontrar a la persona indicada en el momento apropiado. Creo que, en mi concepción del tema bien siglo XXI, lo que me importaba era que ocurriera en un momento de tranquilidad.

***

"Fui a una de las clases que está tomando Carla. Es impresionante lo que Yale te ofrece en cuanto a estudios de cine y teatro. Por suerte, los acompañantes pueden registrarse y asistir a los cursos de la carrera que quieran como un alumno", explica. Por las mismas reglas de la institución, sin embargo, es que la relación terminó en un matrimonio americano. "Si hubiéramos sido una pareja homosexual, podría haber declarado a Carla como mi acompañante y ella hubiera recibido toda la cobertura médica. Pero para una pareja heterosexual hay que estar casados. Los dos somos bastante pragmáticos, no hubo ningún problema, ni con nuestras familias. Yo se lo comenté en una entrevista a una bloguera australiana de temas ambientales, y de pronto estaba la historia por todas partes."

***

Entonces, ¿van a volver a Buenos Aires y hacer gran fiesta tradicional?

Por ahora la prioridad es el bebe y ver cómo nos adaptamos. Tengo una pareja de amigos, él es argentino y ella es italiana. Él me decía que si bien todo el mundo te cuenta lo maravilloso que es tener un hijo, qué experiencia superadora que es, no es natural para un individuo de cualquier especie dejar que otro sea más importante que uno. "Pero no te preocupes -me aclaró su mujer-. Cuando uno lo tiene ahí no lo quiere devolver. Es tu hijo y lo amás, pero también. é difficile." Más allá de las bromas, estamos realmente emocionados y muy contentos.

***

Su propia vida personal en este momento tiene un problema concreto: la elección del cochecito de bebe. Prueba todos lo que hay en la casa (de correr, para dos chicos, para plegar en el coche), propios y de familias amigas que visitan, y se muestra intensamente sorprendido de que no haya uno perfecto y por qué. Que nadie se sorprenda si un próximo libro aborda las razones de esta falla en el extensísimo mercado de la parafernalia para el traslado infantil, y las aborda de forma accesible, pero con riguroso razonamiento económico detrás.

***

La nota completa la podes leer aqui.

Fuente: lanacion.com.ar

Gracias Cida ;)

No hay comentarios.: