17 feb. 2017

[NOTA | FOTOS] Carla Peterson: Tenía muchas ganas de venir a actuar

Viajó desde Washington a protagonizar con Diego Peretti una nueva comedia romántica, "Mamá se fue de viaje".

Por Daniela Aguinsky


Sonrisas. Carla (42) y Diego Peretti, en un alto de la filmación, en Zona Norte. El es un workaholic, y ella decide dejarlo a que cuide a sus hijos.



“Siempre sigo en contacto con mi trabajo acá, viendo según mi familia qué cosas puedo hacer. Esto me pareció divertido, tenía muchas ganas de venir un rato a actuar”, asegura Carla Peterson. La actriz que desde hace un año tiene su hogar en Washington DC, donde cría a su hijo Gaspar junto al embajador argentino Martín Lousteau, volvió al ruedo apenas por un par de semanas.

Mamá se fue de viaje es la sexta comedia de Ariel Winograd (Permitidos), y la tiene a Carla en el título, pero en la película sólo al comienzo y al final: Vera y Victor (Diego Peretti) están casados desde hace veinte años. Tienen cuatro hijos de entre 2 y 14 años. El es un gerente adicto al trabajo, y Vera, cansada de sortear sola los avatares diarios del hogar, decide tomarse unas vacaciones de su familia en Machu Picchu. Víctor, obligado a pedir licencia en su trabajo, se tendrá que hacer cargo de los cuatro niños- y el perro-.

“Conocí a mis hijos por Skype. Se juntaban a ensayar, y hablábamos virtual”, cuenta Carla, que a sus 42 años interpreta a una madre de cuatro niños.

-Tanto en tu último filme, “Una noche de amor”, de Hernán Guerschuny, como en éste, estás dando tus primeros pasos como madre en ficción.
-Son los roles que me corresponden o que se me acercan en este momento de mi vida, a mi edad. Está muy bien que sea así. ¡Acá tengo un hijo adolescente! ¡Se ve que con Peretti lo tuvimos muy de jóvenes! Cuando vemos ficción nos sentimos reconocidos, y es parte de lo que me gusta hacer cuando hago películas o novelas. Supongo que a medida de que crezco como actriz, mis personajes son de personas más grandes, y con hijos. Estoy cómoda.


-Para poder venir a filmar, Gaspar se quedó con el papá en los Estados Unidos ¿Cómo llevaste la distancia?
-Eso fue lo más difícil, no los quería dejar. Después no fue tan dramático como me lo imaginaba en la cabeza. Se quedó doce días con su papá, la pasó muy bien yendo al jardín. Me pasa que siento que cada minuto alejada de él me estoy perdiendo un siglo. Pasa volando la infancia de los chicos. Me encanta seguir trabajando, pero estoy más concentrada en la familia. Tengo que elegir más las cosas que hago.

-¿Cómo es tu vida allá?
-Me dedico mucho a mi hijo. A llevarlo, traerlo, vamos a la plaza, juego con él. Tengo amigas con hijos, compartimos momentos de ir al parque, a la biblioteca. Cuando surge, me preparo para algún proyecto. Tengo amigos actores con los que voy al teatro. También acompaño a Martín a muchas cosas. Este primer año fue conocer gente, armarme un grupo de amigas, entender el calendario y las estaciones. Estuve yendo a varias charlas con mujeres de muchas partes del mundo. Que yo sea actriz les parece algo rarísimo, les llama mucho la atención. La mayoría tienen carreras en la diplomacia, la economía y la política. Me buscaron en Internet y vieron algunas de mis películas. Me escriben mucho y me piden consejos porque siempre tienen algún hijo que quiere actuar.

- ¿Cómo fue la adaptación de Gaspar ?
-Antes de venir a filmar justo cumplió cuatro años. Entiende mucho inglés, juega en inglés. Cuando llegamos no podía jugar, porque no entendía. “Quiero amigos en castellano”, me decía. Ahora se hizo amiguitos y habla, inventa la mitad de las palabras o copia los sonidos.

-¿Tenés planes para actuar allá?
-No, para actuar elijo la Argentina. Prefiero hacer cosas que hablen de mí, de nosotros. Tal vez en otra época podría haber sido, cuando tenía 19 años y la industria nacional era distinta, y Hollywood era otra cosa. Las redes sociales no existían, no había Internet. Ahora crecimos un montón y ya no tenemos la necesidad de ir a otros lugares. En este tiempo también yo entendí lo que es ser un actor, de que se trata realmente mi profesión. ​Lo que estamos haciendo en el país está buenísimo, me da más orgullo que contar que estuve en la película de no sé quién. Además del fútbol y el Malbec, el teatro en la Argentina es uno de los mejores. A veces no me creen que acá hay tanto teatro y cine. Allá trato de facilitar conexiones, hay espacio para el teatro argentino, se pueden unir perfecto. Hay que llevar más. De la Argentina al mundo.

-¿Qué extrañás?
-Siempre estoy al tanto. Es mas fácil estar conectados. Estaría bueno estar en los estrenos, acompañar a mis amigos. Igual, no siento que me estoy perdiendo algo, gano otras cosas.

-¿Cuándo te tendremos de vuelta?
-A mitad de año vuelvo con un proyecto de cine, pero no está cerrado. Una tira o teatro me llevaría meses, así que, por ahora, no. ​Cada vez que vuelvo a hacer algo, no puedo creer haberlo logrado. Es mover a la familia, o dejarla.

- ¿Pensás en agrandarla?
-Sí, queremos hacer un ambiente más, me encantaría. No todas las cosas las manejamos nosotros. Sería lindísimo tener una familia enorme como la de la película... Lo que sí sé es que por el momento no voy a tener un perro, jaja.

15 ago. 2016

[VIDEO] Nota con Carla Peterson: Web therapy versión argentina • PRODU TV

Visita de PRODU al set de la versión argentina de "Web Therapy".

Carla Peterson. Muriel Santa Ana. Carlos Santamarina

Video by PRODU


6 ago. 2016

Quién es Paz? Carla Peterson en "Educando a Nina"

Ahora Carla es Paz, una especie de mito en la noche de Buenos Aires. Habiendo sido la reina indiscutida, se casó con un norteamericano millonario y se instaló en Los Angeles. Un buen día se separó, pero ya había hecho los contactos necesarios, y gracias a su carisma se dedica a establecer nexos entre escritores, actores y grandes estudios de televisión y cine. Siempre glamorosa, el smartphone de Paz es la extensión de su avasallante personalidad. Y la gente con la que intercambia mensajes no baja del rubro 'súper estrella de Hollywood'; a saber: Julia, Drew, Jodie...

¿Y para qué está Paz en Buenos Aires? Nada menos que para comprar los derechos de los libros de Renzo (Esteban Lamothe), con la intención de llevarlos al cine. Al conocerlo personalmente, Paz quedará impactada. Y ya se sabe que consigue todo lo que se propone, aunque eso signifique interponerse entre él y Nina.

La primera escena de esta intervención especial de Peterson -que llegará a la pantalla en un mes- se grabó ayer en los estudios de Telefe en Martínez. Y Carla no solamente se reencontró con su amiga Griselda, sino con todo el equipo de artística y técnica del canal y de la productora para la que protagonizó, entre 2007 y 2011, la seguidilla de Lalola, Los exitosos Pells y Un año para recordar. Todos contentos y con buena onda, se cuenta en los pasillos que la escena de la llegada de Paz a la editorial quedó desopilante.

La nota completa aquí - Clarín - Extra Show

14 jul. 2016

[SCAN | FOTOS] Carla Peterson y Martín Lousteau para la Revista Hola!

Con una orquesta de cuerdas y comida típica, agasajaron a cuatrocientos invitados en el Salón Oval de la Embajada argentina



A mediados de enero, Martín Lousteau (45) estrenó su rol como embajador argentino en Estados Unidos. Pero este desafío no era sólo personal, también significaba un cambio para su mujer Carla Peterson (42) y su hijo Gaspar (3). Armaron las valijas y partieron y, a casi seis meses del desembarco en Washington, los Lousteau se lucieron como anfitriones de lujo.

El jueves 7, durante las celebraciones por los doscientos años de la Independencia de nuestro país, Martín y Carla recibieron a cuatrocientos invitados –entre funcionarios estadounidenses, representantes de organismos internacionales, legisladores y miembros de la comunidad argentina– en el Salón Oval de la Embajada Argentina, ubicada en el barrio Dupont Circle. Durante la recepción, la D.C. Youth Orchestra, a cargo del director argentino Mariano Vales, entonó las estrofas del Himno norteamericano y después, el argentino. Tras los aplausos, el embajador subió al escenario y dio un discurso mientras su mujer lo escuchaba atentamente. En la velada, donde se degustaron delicias típicas criollas –empanadas, cortes de carne, vinos Malbec y postres con dulce de leche–, la música fue protagonista. La orquesta dirigida por Vales amenizó el ambiente con versiones para cuerdas de piezas de Juan Bautista Alberdi y "Libertango", de Astor Piazzolla.

Al día siguiente las celebraciones continuaron en el estadio Millenium del Kennedy Center for the Performing Arts, donde se brindó un concierto gratuito a cargo de la Pan American Symphony Orchestra (PASO), con dirección del argentino Sergio Buslje.





INSTAGRAM